Qué debo saber antes de vender un piso

Qué debo saber antes de vender un piso

A la hora de vender una vivienda, el tema de los impuestos es inevitable. No solo se trata de concretar una transacción, sino también de validarla ante las instancias legales, por lo que tanto el vendedor como el comprador tendrán que invertir una suma de dinero para facilitar la venta.

Por ejemplo, el comprador, por el hecho de adquirir la vivienda, debe pagar un importe que se encuentra  alrededor del 10% de la transacción. Mientras tanto, el vendedor debe ocuparse en lo que es el pago de la plusvalía de Hacienda, también conocida como el IRPF. Esto se complementa a su vez con la plusvalía municipal, y en caso de ser necesario, la cancelación de la hipoteca.

Hay que agregar finalmente que entre los gastos finales a tener en cuenta, se encuentra todo lo relativo a las actividades notariales; es decir, todo lo referente a la documentación y autenticación de la cesión de la propiedad. Si estás a punto de vender tu casa o lo estas considerando, continúa leyendo este artículo para conocer a fondo los gastos que deberás tener en cuenta:

IRPF

El IRPF es conocido como el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Lo que ocurre con esta contribución es que es derivada de la ganancia patrimonial que obtendrá el vendedor de la vivienda, lo cual debe ser dejado en claro en la declaración de renta. Para establecer el valor de este pago, se tiene en cuenta el valor de la propiedad en el momento en que fue comprada y el valor en que se venderá.

El dato curioso de esto es que si la propiedad es vendida por un valor inferior al que fue comprado, entonces lógicamente no existe una ganancia patrimonial, por lo que la persona no debe tributar.

Plusvalía municipal

Ahora bien, otro de los impuestos a tener presente tiene que ver con la plusvalía municipal, que es conocido también como el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. Este impuesto es pagado en el mismo ayuntamiento donde se ubique la vivienda. Este pago se esta efectuando, tanto si existen pérdidas o ganancias en la venta de la vivienda.

Para establecer cuanto es el costo de esta tributación resulta necesario conocer el valor catastral de la vivienda y la cantidad de años que la vivienda ha permanecido bajo propiedad del vendedor. Este cálculo se encuentra auditado por la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

Por eso, en ciertos casos puede existir una devolución del valor de la contribución, ya que se tiene en cuenta el impacto de las minusvalías.

Otros impuestos y gastos notariales

En este punto, los mayores gastos se derivan de lo que supone la cancelación de la hipoteca, ya que al realizarlo la cancelación registral de la deuda puede establecer un pago que va desde los 300 a 1.000 euros. Además de esto, quien vende debe estar al día con los pagos de comunidad, tal como lo supone el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles), tasa de basuras, derramas, etc.

Esto es algo que debe asumir el propietario, quien sea dueño de la vivienda hasta el 1 de enero. Esto indica que si la compraventa se efectuó el 2 de enero, estos impuestos anteriores corren por cuenta del vendedor. Igualmente, el Certificado de eficiencia energética también hará parte de su responsabilidad frente al cliente.

En materia de gastos notariales, lo referente a la escritura de compraventa pasa a ser un asunto propio del comprador de la vivienda.

img

Alberto Calvo Orosa

    Publicaciones relacionadas:

    El alquiler con mascotas: Problemas y soluciones

    Los animales de compañía se han convertido en un miembro más en muchas familias españolas. Cada...

    Continuar leyendo
    Por Alberto Calvo Orosa

    Nuevo juicio express contra okupas

    El fenómeno de los okupas no representa un asunto que golpee directamente a España. Se trata de...

    Continuar leyendo
    Por Alberto Calvo Orosa

    Qué hacer con los enseres que quedan en un piso después de un desahucio

    Lograr que un inquilino se convierta en desahuciado, supone un proceso un tanto doloroso. Sí,...

    Continuar leyendo
    Por Alberto Calvo Orosa

    Unirse a la discusión